Así vive (y sufre) la industria la crisis de los semiconductores

Fecha de publicación
Cateogría del artículo Tecnología
Visualizaciones del artículo Leído  1355  veces

InfoPLC++ recoge la opinión de fabricantes de tecnología industrial y OEMs para conocer como están viviendo la rotura de stocks de los semiconductores. Cuesta hablar de una crisis que tiene un incierto desenlace, y por tanto, unas consecuencias desconocidas

Así vive (y sufre) la industria la crisis de los semiconductores

Un trabajador enfundado en su EPI en una de las plantas de 10 nm de Samsung. Fuente: Samsung

Artículo publicado originalmente en InfoPLC++ Magazine #23 donde se publicó un especial sobre semiconductores

InfoPLC++ quiso recoger una amplia opinión de cómo esta viviendo la industria la crisis de los semiconductores, sin embargo, la redacción de este medio se ha encontrado con una pared más alta de la que se podía imaginar.
Abordamos con sendos cuestionarios a fabricantes de tecnología industrial, OEMs y usuarios finales y la respuesta mayoritaria ha sido el silencio. Una falta de información que, de hecho, viven en su propia piel los profesionales y las empresas consultadas, y que sin duda aporta incertidumbre a la difícil tarea de retomar la senda de los buenos resultados tras estos meses de pandemia. Basta ver el canal de Resultados de InfoPLC++ para entender el punto de partida estresante que han de asumir muchas de las firmas de automatización y control este 2021.

Recogemos aquí algunas de las pocas reflexiones obtenidas sobre el tema, las que sin duda no son representativas de la realidad global de la industria respecto a la crisis de los chips, pero que sí aportan luz sobre situaciones particulares, tanto para el fabricante de tecnología industrial como para el OEM/integrador.

Fabricantes de tecnología industrial

De las 15 empresas consultadas, pese a que la gran mayoría atendió a nuestra demanda, tan solo dos respondieron a nuestra pregunta. En algunos casos, la negativa a hablar tiene que ver con la delicada situación que están afrontando con sus clientes con retrasos considerables en la entrega de tecnología. En otros, ante el convencimiento que no ha de ser un tema en el que se recojan opiniones de materia genérica y que requiere una aproximación particular a cada fabricante.

Luís Taverner, managing director de Pilz España y Portugal, explica que esta es una tormenta perfecta que ya estaba siendo anunciada por lo que han tenido el tiempo de prepararse: “En Pilz empezamos a trabajar para minimizar el impacto ya desde el año pasado. Hicimos un aprovisionamiento extra de materia prima previendo que se complicaría el suministro. Esto nos ha permitido salir adelante al menos esta primera mitad de año”.
En un escenario similar se mueve Beckhoff, tal y como Detalla Xavier Martos, director general de la compañía en España: “En el caso de Beckhoff no nos afecta dado que nuestra política de stock de componentes y los acuerdos con empresas como Intel, nos dan de momento un respiro considerable. Es una de las garantías que defendemos delante de nuestros clientes”, explica.

Sin embargo, pese a las previsiones, Luís Taverner explica que ha sido inevitable que algunas líneas de negocio se haya visto afectadas, “de momento estamos resolviendo el problema de manera adecuada a las circunstancias”. Las tecnologías que están tensadas, en la actualidad, corresponden a aquellas que disponen de PCBs, microchips y microcontroladores: relés, sensórica, controladores programables y algunos HMIs con chips MCUs y DSPs de 8, 16 y 32 bit.

¿Y cómo capear la tormenta? Forecasts periódicos y más frecuentes, aumentar inventarios de componentes electrónicos, previsión de compra de componentes críticos, búsqueda de productos y proveedores alternativos, coordinación y comunicación directa con los principales fabricantes de semiconductores... “Gestión al máximo nivel directivo y creación de un task force interdepartamental dedicado a ello, específicamente”, explica Taverner.

Sobre la posibilidad de abrir la puerta a tecnologías de semiconductores más antiguas, tal y como apunta Xavier Alcober en el artículo Rotura de stocks y mitigación del riesgo, en el caso de Pilz ven esta alternativa sólo como una solución circunstancial: “El ciclo de vida de los productos nuestra compañía es probablemente de los más longevos del mercado al tratarse de productos de seguridad. Nuestros productos antiguos nos sirven como alternativa provisional a los nuevos, pero el sobrecoste es muy alto y no vemos más interés que el de salir del paso para el momento actual y seguir suministrando los recambios necesarios”.

Para los próximos meses Pilz trabaja con planes de mitigación del problema previendo que se prolongue hasta 2022 con impactos pequeños en el suministro crítico. “Pilz intentará como siempre mitigar este impacto de cara a sus clientes respondiendo con rapidez, transparencia y honestidad a las circunstancias”. Taverner recuerda que han “sobrevivido a un ciberataque muy duro, a la crisis financiera producida entre el 2008 y el 2013, a una crisis pandémica tremenda y a muchas otras circunstancias difíciles” y en todos estos casos la premisa de transparencia y comunicación con los clientes ha sido la base de la resolución de las situaciones adversas.

El comisario de Mercados Interiores, Thierry Breton, confirmó que la Unión Europea está dispuesta a hacer una fuerte inversión para impulsar la industria de chips a nivel continental

OEMs integradores

Michele Palma, presidente de la empresa de maquinaria para packaging de Synchro Group, además de presidente de Envasgraf y del Barcelona Packaging Hub, confirma que el sector de la maquinaria de packaging también está viviendo la crisis de los semiconductores y que, tal y como le comunican los fabricantes de tecnología industrial con los que está en contacto gracias a las diferentes posiciones que ocupa, además de las causas ya conocidas –el redimensionamiento de las fábricas de semiconductores a causa de la pandemia y la coincidencia de pedidos programados desde hace más de tres años para productos de informática de consumo, principalmente– existen grandes cuotas de especulación y de pánico en el mercado por parte de todos los actores implicados en el circuito. Este comportamiento, sin duda, agrava la crisis.

“Las empresas de nuestro segmento nos encontramos con que los brokers master de diferentes países han incrementado por seis o incluso por siete el valor de los chips”, detalla, añadiendo que, previamente, estos intermediarios hicieron un importante acopio de stock “que se suma al acopio que algunos fabricantes de tecnología industrial hicieron para asegurarse las cuotas de producción previstas uno o dos años antes de la pandemia”.

En este sentido, se produce un auténtico fenómeno del papel higiénico, término ya recogido por la popular Wikipedia, donde el pánico a quedarse sin lleva a los fabricantes de tecnología industrial a comprar más chips de los que necesitan y a los OEMs a comprar más dispositivos de control de los previstos, y con ello se agrava la crisis sobre la base del efecto cascada.

La consecuencia, en este escenario, es más que obvia: el sobrecoste que están pagando los fabricantes de tecnología industrial por mantener su producción, una vez agotada las reservas de chips, está siendo alto. ¿Están ya repercutiendo o repercutirán este coste en los OEMs e integradores? Por lo que detalla Michele Palma, se detecta un aumento generalizado de los precios de diferentes tecnologías de automatización industrial, los asociados a Envasgraf así lo están percibiendo, sin embargo, según comenta, “no queda constancia que sea un aumento debido a esta crisis en concreto, más cuando todas las empresas estamos desarrollando nuestra labor en un escenario realmente adverso”.

Un empresario fabricante de maquinaria que prefiere mantener el anonimato relata con desespero la falta de visibilidad por parte de los proveedores industriales respecto a la situación, provocada en su opinión, “por una total desinformación en relación a las perspectivas de la crisis”. Y no porque no quieran saberlo, sino por la falta de transparencia de los fabricantes de chips, la turbia estructura del mercado, y el miedo a ser tachados como los que no están sabiendo capear la crisis “cuando la gran mayoría está viviendo la misma situación”, explica.

“El mercado de la automatización está realmente tocado, rozando la situación de parálisis: no te saben decir cuándo tendrán disponible el material. Llevo máquinas con casi 2 meses de retraso, los clientes me comen y mi proveedor de tecnología industrial no me da respuesta porque no puede. Están ahora mismo manejando retrasos de un mínimo de 4 o 5 meses”. Buscando alternativas, este empresario se ha encontrado con la paradoja de empresas de tecnología industrial en España que rechazan pedidos “porque no pueden servirlos”.

Consultado sobre las opciones reales que le están dando para sobreponerse al impasse y no perder negocio, pese a que no puede confirmarlo, tiene la percepción que muchos fabricantes de controladores están optando por sacar stock antiguo, o bien, suben el nivel de las prestaciones ofrecidas, con el consecuente incremento del precio, ya que es la tecnología que se encuentra disponible: “compras sobredimensionado, pero no hay otra opción”, detalla.

En este artículo del medio tecnológico alternativo Hackaday, profesionales de diversas industrias detallan cómo la crisis les esta afectando. Vale la pena detenerse en sus comentarios.

Infineon Technologies acaba de cerrar un contrato de suministro con fabricante japonés de obleas Showa Denko para el suministro de una amplia gama de material de carburo de silicio (SIC). Fuente: Infineon

La UE es consciente de la problemática, pero...

Tal y como informa Reuters, el comisario de Mercados Interiores, Thierry Breton, confirmó que la Unión Europea está dispuesta a hacer una fuerte inversión para impulsar la industria de chips a nivel continental y cortar así con la dependencia de fabricantes asiáticos. Breton se refirió a que Europa tendría que ampliar su capacidad para construir chips de nivel medio antes de poder lograr el objetivo de duplicar su participación en la producción mundial de semiconductores al 20% y producir los chips más avanzados de 2 nanómetros para 2030.

En abril, Reuters informó que la UE estaba lanzando una alianza de empresas europeas de semiconductores, incluyendo ASML, así como Infineon, STM y NXP para ayudar a cumplir esos objetivos. Breton comentó que la alianza sería comparable a los planes de Estados Unidos, China y Corea del Sur para apoyar a sus fabricantes de chips nacionales y reiteró que espera atraer a uno de los tres grandes fabricantes de chips globales, Taiwan Semiconductor, Samsung de Corea del Sur o Intel de los EE. UU., para construir una planta de vanguardia en Europa.

Respecto a la financiación, el comisario detalló que esta podría provenir de varios programas de la UE, incluido su fondo de recuperación de coronavirus de 800.000 millones de euros, de los cuales el 20 % está destinado a gastarse en la "transición digital" del continente.

Empresarios de tecnología industrial como Luis Taverner, de PIlz, miran con escepticismo estas iniciativas: “el mercado europeo sigue siendo casi el mismo que el de hace más de 20 años. Nuestra participación es actualmente la mitad que la americana, parecida a la japonesa y 7 veces inferior a la asiática que se ha hecho con este mercado de manera masiva creciendo anualmente y considerablemente excepto en tres de los últimos veinte años”.

Taverner recuerda que “mientras China tiene planes claros y definidos a cinco años vista al respecto, EE. UU. acaba de declarar una orden ejecutiva de reducir los riesgos de dependencia y reducir los tiempos de fabricación de semiconductores –con inversiones superiores a los 37 billones de dólares, creando 6 nuevas fábricas en Arizona con inversiones de Intel superiores a los 20 billones– la Unión Europea ha lanzado el proyecto IPCEI 2 también subvencionado con billones pero a mi parecer con mucha menos determinación y menos definición que los norteamericanos o los asiáticos. Taverner duda que en Europa se consiga seguir el mismo ritmo de crecimiento de esta industria por lo que visualiza dos salidas: “ser más autosuficientes y crear alianzas estratégicas y geopolíticas que nos permitan seguir estando en la vanguardia tecnológica”.