La industria de componentes del automóvil se enfrenta al mayor cambio en su historia

Fecha de publicación
Cateogría del artículo Mercado
Visualizaciones del artículo Leído  1594  veces

Según un estudio de robustez empresarial de Roland Berger, el cambio tecnológico obliga a los proveedores de la industria del automóvil a un reajuste radical en seis ámbitos claves para el negocio

La industria de componentes del automóvil se enfrenta al mayor cambio en su historia

Tal y como identifica la consultora Roland Berger, y tal y como constatan muchos profesionales industriales a pie de planta, la industria del automóvil está experimentando "el mayor trastorno de su historia". La movilidad eléctrica, la conducción autónoma y la creciente digitalización de los vehículos están obligando a los fabricantes de equipos originales y a los proveedores a adaptar sus modelos de negocio a condiciones radicalmente diferentes a las que ejecutaban hasta la fecha. En su estudio, "Proveedores de automóviles: lograr resiliencia y salir adelante en un mundo desafiante", Roland Berger ha analizado la situación de 35 organizaciones en la industria automotriz basándose en una serie de requisitos que conforman una "compañía robusta"en opinión de la consultora.

"La robustez significa la capacidad de las organizaciones para adaptarse y evolucionar, superar las incertidumbres y preservar su capacidad de funcionamiento, su competitividad y su crecimiento a largo plazo", dice Ina Wietheger, socia de Roland Berger. "En otras palabras, esto significa que las empresas tienen que estar en condiciones de persistir incluso cuando cambien los cimientos de su modelo operativo".

Las condiciones en las que opera la industria del automóvil están cambiando de manera radical. Los autores del estudio identifican seis impulsores de esta transformación:

En primer lugar, la tendencia hacia la movilidad eléctrica sigue ganando impulso, sobre todo debido a las directrices internacionales de emisiones más estrictas. Además, la industria también se ve afectada por la creciente digitalización de los vehículos. El software se está volviendo más importante que el hardware, y esto está obligando a las empresas a repensar su propio papel en la cadena de valor y requiere una dinámica significativamente mayor en el desarrollo. Además, la tecnología que se utiliza también es cada vez más importante para los inversores. Los flujos de capital se están trasladando de unos fabricantes a otros a medida que los inversores se alejan de las viejas tecnologías. Además, las preferencias de los fabricantes de equipos originales están evolucionando en el sentido de que ahora están sometiendo sus decisiones de hacer o comprar a un mayor escrutinio. Esto está obligando a los proveedores a ampliar su propia oferta de productos.

El quinto factor que está presionando a las empresas es el fuerte aumento del coste de las materias primas y los recursos. Por último, la situación se ve exacerbada por la demanda de transparencia en la cadena de suministro y por mayores requisitos de sostenibilidad.

"En última instancia, la consecuencia de estos factores es que casi todos los proveedores, pero especialmente los de los componentes tradicionales del tren motriz, tienen que reelaborar sus modelos operativos. Todos los departamentos de una empresa tienen que entender la escala y la dirección de la transformación y adaptarse en consecuencia. Las fuentes de ingresos, las estructuras de costes y las inversiones cambiarán y tendrán que repensarse", dice Felix Mogge, socio de Roland Berger.

Las seis dimensiones de las organizaciones robustas

El concepto de robustez de Roland Berger implica seis dimensiones a lo largo de las cuales se analizó la situación de las 35 organizaciones de la industria automotriz. Las empresas tuvieron un buen rendimiento en dos dimensiones. Salieron tan bien posicionados en Propósito, Cultura y Estrategia. Un objetivo común y una buena cultura corporativa son importantes en tiempos de cambio, especialmente para los proveedores de automóviles. La sección Liderazgo y Talento también reveló una mayor fortaleza de los proveedores, ya que a menudo ya hacen esfuerzos concertados para apoyar y desarrollar a sus empleados.

Sin embargo, es necesario actuar en las siguientes cuatro dimensiones de una organización sólida. Las transformaciones de gran alcance en los campos de la electrificación y el software están dando lugar a importantes gastos CAPEX e I+D. Por lo tanto, se necesitan más mejoras en la dimensión de Financiación e Inversiones, especialmente en la gestión de la liquidez. En la dimensión de Procesos y Dinámica organizativa, los proveedores de automóviles aún no están explotando plenamente su potencial en el intercambio de conocimientos a través de los límites departamentales y basados en funciones.

Además, el establecimiento de ecosistemas y redes dentro de la industria aún no está a nivel de referencia, aunque las primeras asociaciones y redes industriales se están haciendo visibles. Con respecto a la dimensión de Tecnología y Datos, la infraestructura de TI es un componente clave que en muchos casos no está en línea con los estándares tecnológicos de la industria. Sin embargo, muchas empresas han identificado esta debilidad y ya han empezado a trabajar para rectificarla.

Más información

Descargas