La máquina-herramienta crece un 15% en 2021

Fecha de publicación
Cateogría del artículo Mercado
Visualizaciones del artículo Leído  1231  veces

Los subsectores de la máquina herramienta también crecen: los componentes un 23,74%, las herramientas un 17,15%, otras máquinas un 28,11% y los mecanizados y servicios un 21,29%. Para 2022 AFM espera que se mejoren las cifras de 2019

La máquina-herramienta crece un 15% en 2021

César Garbalena, presidente de AFM Advanced Manufacturing Technologies

La facturación total del sector ha crecido un 15,40% respecto al cierre del año 2020, alcanzando los 1.528 millones de euros. Este incremento nos lleva a recuperar en buena medida la caída de ventas provocada por la pandemia.

El subsector del arranque ha alcanzado cifras prepandemia, llegando a los 670,27 millones de euros, lo que representa un crecimiento del 19,82% sobre el año 2020. En 2021 nuestro sector del fresado ha tomado el liderazgo mundial, tanto en tecnología como en cuota de mercado. Para la deformación, aunque la entrada de pedidos ha mejorado, la todavía vacilante inversión realizada por el sector de automoción está ralentizando la recuperación de su cifra de negocio. Así, la facturación ha quedado en 300,08 millones de euros, lo que supone una bajada del 3,53%, respecto a 2020.

Los otros subsectores crecen de manera interesante, los componentes un 23,74%, las herramientas un 17,15%, otras máquinas un 28,11% y los mecanizados y servicios un 21,29%.

Las exportaciones también han recuperado posiciones, con un crecimiento global del 19,72% hasta llegar a los 1.204,38 millones de euros. Por subsectores, el arranque crece un 26,36% y la deformación cae un 8,60%. Nuestras ventas en el exterior tuvieron como destinos principales Estados Unidos, China, Alemania, Italia y Francia. Completan los primeros diez mercados India, Turquía, México, Portugal y Reino Unido.

Xabier Ortueta, director general de AFM, afirma: “Podemos decir que ha sido un año bueno en general, pero bastante desigual en función del sector cliente al que se orientan nuestros fabricantes. Para el arranque, con una base más variada de sectores, el año puede calificarse de muy bueno. Para la deformación, aunque se ha notado un cierto avance en la captación, la inversión del sector de automoción debe continuar mejorando. En todo caso, hemos asistido a un claro rebote tras la drástica caída vivida durante los seis primeros meses de pandemia. Ahora deberemos gestionar las dificultades ocasionadas por ese rebote en la cadena de suministros, centrándonos además en mantener las posiciones tomadas”.

Pedidos

Las cifras de captación de pedidos al cierre de 2021 muestran una fuerte recuperación al crecer un 29,42% sobre 2019 (un 69,20% con respecto al atípico 2020). Se produce así un importante cambio de tendencia respecto a ejercicios anteriores, que esperamos poder mantener a lo largo de 2022. En el caso del arranque, se registra su cifra más alta de captación de pedidos desde 2007, y récord para el fresado. También la deformación mejora un 7,37% sobre las cifras de 2019 (+64% sobre 2020), si bien necesita todavía acelerar su crecimiento.

Respecto a los sectores usuarios, toda la industria en general ha tirado fuerte, con la excepción de la automoción y la aeronáutica, que pese al momento de incertidumbre que atraviesan por diferentes motivos ya conocidos, también comienzan a visualizar una cierta recuperación de sus programas de inversión.

El mercado nacional ha ganado parte de lo perdido en 2019 y 2020, pero aún está lejos de su potencial y necesita crecer con contundencia. Las cifras de consumo son alrededor de un 30% inferiores a lo que correspondería a un país como España. En este sentido, Italia es un claro ejemplo en Europa de país que impulsa la inversión en capacidad productiva y en competitividad industrial. En 2021 Italia se ha colocado por primera vez en la historia a la cabeza de nuestra captación de pedidos.

En esta misma dirección, el Plan Renove ha ayudado a invertir a una buena parte de nuestro tejido industrial. En palabras del presidente de AFM, César Garbalena: “Agradecemos a las instituciones su apuesta por la inversión y la competitividad de los diversos sectores industriales. El Plan Renove ha tenido un efecto muy positivo, en especial para las pymes. Estamos convencidos de que ése es el camino, por lo que seguimos trabajando para mantener y reforzar los programas de apoyo a la inversión en activos productivos digitalizados y conectados, como palanca de la transformación de la industria”.

"Respecto al devenir de la captación en el mercado nacional para 2022 somos moderadamente optimistas. Contamos con un magnífico escaparate como es la BIEMH – Bienal de la Máquina-herramienta para empujar las ventas. La contratación de espacio a estas fechas es muy buena (por encima del 90% del disponible) y esperamos una respuesta pareja de nuestros clientes y visitantes. El equipo conjunto de BEC y AFM trabaja para que BIEMH 2022 sea el gran reencuentro de la industria”, añade Xabier Ortueta

Perspectivas para 2022

Merced a la buena cartera del arranque, se espera un año de interesante crecimiento en facturación que probablemente mejorará incluso las cifras de 2019.

Pendientes de ver cómo se comporta el año en términos de captación, algunas dificultades complican el escenario; entre ellas, los niveles de incertidumbre generados por la situación geopolítica de Europa, la carestía y escasez de componentes críticos, materiales y energía, y las restricciones y coste del transporte.“Impulsar la actividad productiva, manteniendo los márgenes para poder seguir invirtiendo en innovación y digitalización en un contexto convulso e inflacionista, es nuestro reto principal ahora”, afirma César Garbalena.

Sostenibilidad y Máquina-Herramienta

El proceso de transformación en el que se halla inmerso el sector de la máquina-herramienta y el manufacturing avanzado, se fundamenta en tres pilares: personas, digitalización y sostenibilidad.

“Somos un sector clave para la transformación de la industria, y apostamos por reforzar nuestro compromiso por la sostenibilidad: sostenibilidad económica, aportando productos y servicios tecnológicamente sofisticados, digitalizados y conectados, con un alto valor añadido. Sostenibilidad ambiental, aportando conocimiento para que los procesos industriales incrementen su eficiencia en la utilización de recursos y minimicen el impacto de manera medible y contundente en el entorno. Y sostenibilidad social, generando una sociedad muy formada, con empleos bien remunerados y de gran estabilidad.” comenta Garbalena. Y concluye: “Esta transformación requerirá de fuertes inversiones que estamos preparados para realizar. Estaremos también atentos a los recursos que se habiliten para acelerar nuestra apuesta”.

Descargas