Los socios industriales de amec mantienen las exportaciones en 2020

Fecha de publicación
Cateogría del artículo Mercado
Visualizaciones del artículo Leído  495  veces
Tags del artículo

Las exportaciones de las empresas industriales asociadas a amec aumenta un 0,35% en 2020 pese a la pandemia. Para 2021, las previsiones de las empresas industriales de amec son de un aumento de las exportaciones del 9,3%.

Los socios industriales de amec mantienen las exportaciones en 2020

Las empresas de amec han mantenido las exportaciones en 2020 respecto a 2019, con una variación positiva del 0,35%, según refleja el informe anual Coyuntura 2020 y Perspectivas 2021 de amec, la comunidad de empresas industriales internacionalizadas.

Cuatro de cada diez empresas de amec incrementaron sus exportaciones. En comparación con la crisis de 2009, el impacto negativo de la pandemia sobre las exportaciones es significativamente menor, ya que entonces las ventas al exterior disminuyeron un 14,5%. “Pese a la llegada tan repentina de la pandemia, las empresas han sabido reaccionar de forma muy rápida. Las personas al frente ya han vivido la gestión de la anterior crisis, cuentan con una experiencia y no han titubeado en el momento de actuar, aplicando todo su conocimiento adquirido”, explica el director general de amec, Joan Tristany. “A ello también ha contribuido una actuación pública totalmente diferente a la de la anterior crisis”, ha añadido Tristany.

Pese a las dificultades, en 2020 cuatro de cada diez empresas industriales aumentaron sus plantillas. En su conjunto, todas las empresas de amec suman 40.000 puestos de trabajo, un 1% más que el año anterior. Asimismo, para 2021 un 40,5% de las empresas industriales internacionalizadas prevé incrementar sus plantillas, y sólo un 6,9% contempla disminuirlas.

Para 2021, las previsiones de las empresas industriales de amec son de un aumento de las exportaciones del 9,3%. Así, siete de cada diez empresas prevé incrementar sus exportaciones. Estas previsiones se aproximan en gran medida a las realizadas justo antes del estallido de la pandemia. De esta forma, las empresas contemplan un escenario de pronto retorno a la normalidad, más que un repunte pronunciado como el que tuvo lugar después de la crisis financiera.

El director general de amec indica que “la industria y el mercado exterior será de nuevo clave en 2021. La industria es un sector resiliente que asegura puestos de trabajo de calidad, por lo que hay que garantizar un entorno favorable para que desarrolle su actividad y pueda competir en igualdad de condiciones en los mercados internacionales”.

La caída de la actividad de las empresas industriales de amec en 2020 por efecto de la pandemia –un 67,3% redujo sus ventas y en conjunto la facturación total disminuyó un 1,27%– se tradujo en una situación de pérdidas para el 17% de las compañías, un comportamiento mejor que el del conjunto de la industria. “La capacidad de prospectiva y adaptabilidad, junto con el alto grado de internacionalización y de innovación han hecho que las empresas de amec sean más resilientes ante la crisis”, explica Tristany.

Mercados e implantaciones

Respecto al año anterior, se mantiene prácticamente igual el Top 10 de mercados de destino de las exportaciones. Francia continúa en el primer puesto del ranking, seguido por Alemania, que desplaza a Estados Unidos a la tercera destinación. El cambio más significativo en los diez principales mercados es el posicionamiento de Egipto en el noveno puesto. México baja posiciones hasta el 11º lugar, aunque se mantiene como primer destino de Latinoamérica.

Sobre los mercados de interés en 2021, India y China escalan puestos. Se confirma así el aumento del protagonismo de los destinos asiáticos. Por otra parte, disminuye el interés respecto a Italia y Reino Unido. Aún así, pese al Brexit y los obstáculos que representa, Reino Unido sigue siendo un mercado importante y al que las empresas continúan queriendo dedicar sus esfuerzos.

En 2020, 24 empresas establecieron 34 nuevas implantaciones, principalmente en México, China y Estados Unidos.

La pandemia dificulta las ventas de las empresas industriales

En el año del estallido de la pandemia, las empresas han encontrado en su mayoría dificultades significativas para desarrollar su actividad internacional. Por primera vez, entre las principales dificultades destacadas se encuentra en primer y segundo lugar la dificultad de encontrar nuevos clientes y la de hallar socios comerciales, fruto en gran medida por las restricciones de movilidad y la cancelación de ferias. En tercer lugar y relacionado con lo anterior, las empresas también han destacado la complejidad en la aplicación de protocolos de seguridad para la movilidad de trabajadores.

Más concretamente, los ámbitos donde las restricciones a la movilidad han ocasionado un impacto más negativo en las empresas han sido la imposibilidad de asistir a ferias (79,3%), la dificultad de visitar nuevos clientes (73,0%), mantener contacto con los clientes (47,7%) y la dificultad de ofrecer un servicio adecuado (45,9%).

Nuevas amenazas frente al relajamiento de las tensiones comerciales

La posibilidad de que surjan nuevas pandemias o rebrotes de la Covid-19, junto con la posibilidad de un escenario de inestabilidad política y económica, son los principales riesgos que las empresas perciben para desarrollar su actividad internacional en los próximos años. Las pandemias han desplazado a puestos inferiores otras amenazas más “tradicionales”, como son la inestabilidad política y económica mundial y el aumento de medidas proteccionistas, que habían protagonizado el panorama internacional de los últimos años. El riesgo de tensiones comerciales entre potencias parece haber perdido peso tras el cambio en la presidencia de Estados Unidos, más favorable al multilateralismo. Los riesgos medioambientales (a través de exigencias sociales-legislativas y las consecuencias del cambio climático) y los ciberataques no se encuentran entre las principales amenazas percibidas.

Las empresas buscan resiliencia diversificando proveedores y con un servicio técnico digitalizado

La gestión de los riesgos se ha convertido en un elemento de competitividad ante un entorno muy incierto. La crisis económica y comercial generada por la pandemia ha puesto de relieve la fragilidad de algunos aspectos del modelo actual de cadenas de valor. Esto ha llevado a muchas empresas a plantearse estrategias que les permitan ser más resilientes ante futuras disrupciones. Más de la mitad de las empresas han optado por diversificar sus proveedores para asegurar el suministro. Una de cada cinco también opta por la diversificación geográfica de la producción. De la misma forma, también más de la mitad de las empresas han digitalizado el servicio técnico para garantizar el servicio a los clientes.

La pandemia también ha dejado nuevas prioridades en las empresas. Así, en las principales estrategias que prevén implementar en 2021 encontramos por primera vez ocupando el segundo lugar el incremento de la digitalización (41,4%), tras el desarrollo de nuevos productos (68,5%). Con el fin de reducir riesgos, la diversificación de mercados (34,2%) y de sectores (33,3%) se ha convertido también en una nueva prioridad para las empresas industriales.

El mayor factor disruptor de la pandemia para las empresas ha sido la falta de movilidad. Esto se refleja en que los principales ámbitos donde se ha acelerado la digitalización son aquellos directamente vinculados con la relación de la empresa con sus clientes. También ha incidido en la gestión de los datos y el servicio técnico y, en menor medida en el producto y el proceso de fabricación.

“Sin duda, este año ha sido el de la gestión de riesgos, innovación y digitalización. Pese a la crisis, las empresas de amec han podido mantener los puestos de trabajo, y seguirán aplicando nuevas estrategias para avanzarse, haciendo prospectiva y siendo resilientes, diversificando mercados y desarrollando nuevas formas de estar en ellos”, ha afirmado el director general de amec.

Más información